lunes, abril 17, 2017

EL SURREALISMO

El Surrealismo es, sin lugar a dudas, el movimiento más importante de todos por su influencia, aún vigente. Es como una aglutinación del futurismo, el cubismo y, especialmente, el dadaísmo. El pistoletazo de salida lo da André Breton con el Manifiesto Surrealista de 1924. El nombre lo acuñará Apollinaire, Surrealisme - es decir, por debajo de la realidad -, aunque es Breton quien lo toma para su movimiento. No es un movimiento que se limite al arte, es una revolución integral: la liberación absoluta del hombre. Para ello toma a su manera las ideas de Sigmund Freud y Karl Marx. El hombre, viene a decir, tiene reprimidos todos los impulsos de su subconsciente por culpa de todas las convenciones morales y sociales de la sociedad burguesa y materialista: por tanto, hay que destruir esa sociedad y dejar que el hombre auténtico se desarrolle libremente quitándose la mordaza de sus tabúes sociales. Como la razón no es más que una atadura proveniente de la ley social, el poeta deberá escribir según el dictado de su subconsciente y al margen de la vigilancia racional.
Sólo mediante esta escritura automática mostrará su verdadera cara, que es la que tiene latente. Por eso toman importancia las nuevas técnicas literarias: además de la escritura automática, asociaciones libres de ideas, imágenes oníricas –es decir, provenientes de los sueños, donde el subconsciente está liberado-, collages que suponen, por ejemplo, recortar y unir sin pensar con la razón fragmentos extraídos de diarios,... No se trata de escribir sinsentidos; lo que recibe el lector no es comprendido por su razón: es un lenguaje que no se dirige a la razón sino a su subconsciente. Sin embargo, por su alto poder connotativo, el lector ve como se modifican sus estados de ánimo y surgen de él oscuras emociones que la razón tenía atadas. Se pasa de la deshumanización a reivindicar lo más oscuro y escondido de lo humano: por eso se dice que el surrealismo supone una rehumanización de las vanguardias.

No hay comentarios: