lunes, abril 17, 2017

LAS VANGUARDIAS ANTERIORES AL SURREALISMO

La aparición de los movimientos de vanguardia es un hecho típico del periodo de entreguerras europeo, es decir, del tiempo localizado entre las dos Guerras Mundiales, aunque ya arranca de los inicios de siglo XX. Los artistas acusan a Europa y a su civilización paradigmática de haber creado la barbarie: no confían en la sociedad establecida, que está putrefacta. El arte anterior a estos movimientos se considera nacido de su propio error burgués y, por tanto, reflejo de todo aquello que odian. El proyecto de Occidente ha fracasado y merece ser destruido: solamente desde las cenizas puede surgir algo nuevo. Por eso proponen extirpar todo lo anterior y volver, o bien a lo más primigenio del hombre, o bien a su deshumanización, como se ve en los siguientes movimientos: El Futurismo nace con el Manifiesto Futurista (1909) del escritor italiano Marinetti. Proclama lo vacuo del arte tradicional y abomina de todo síntoma de sentimientos. A ello opone la exaltación de todo lo mecánico y deportivo actual, llegando a ejemplificar su postura con esta frase: Un automóvil de carreras es más hermoso que la Victoria de Samotracia. Artísticamente propone la velocidad en el estilo y la simultaneidad de planos: decir cosas rápidamente y casi de modo simultáneo sin más ética que la estética.
El Cubismo aun siendo un movimiento pictórico nacido en 1907, Guillaume Apollinaire traslada su técnica a la literatura: descompone la realidad para luego reconstruirla con conceptos, imágenes y oraciones libre e intencionadamente dispuestas. Incluso propuso una nueva disposición de tipográfica del poema, creando poemas visuales como los caligramas.
El Dadaísmo surge de la mano del rumano Tristan Tzara en 1916. El nombre fue elegido al azar abriendo un diccionario con un cuchillo y resultando: dadá: balbuceo del bebé. Es uno de los más radicales de los movimientos que nos ocupan: odia la lógica, las convenciones sociales y estéticas y el sentido común; de ahí que propongan la liberación psíquica y social del hombre. Tzara cautivó a los futuros fundadores del Surrealismo francés, por lo que se considera su antecedente.

No hay comentarios: